Su cuenta

Conversar y evangelizar

Conversar y evangelizar

Cómo compartir nuestra fe en un mundo posmoderno

(Autor) , (Autor)
  0.00
Para valorar este producto, debe iniciar sesión.
Opciones de compra

Momentáneamente sin stock

Precio Internet:  $8.900
Tu Precio:
$8.900

Propiedades

ISBN: 9789588867298
Dimensiones:
138 x 210 x 15 mm
Peso: 0,400kg
Cubierta:
Tapa rústica suave
Número de páginas: 300
Idioma: Español

Prólogo

Las primeras veces que me paré detrás de un púlpito para predicar, me estaba preparando para iniciar una carrera en negocios. Sin embargo, cada vez que yo terminaba de dar un mensaje un puñado de personas me decían que era evidente que yo tenía el don de la evangelización. Cuanto más predicaba, más escuchaba ese comentario. Aunque escuchar esas palabras me daba mucho aliento, en realidad no entendía en ese entonces las implicaciones de lo que me estaban diciendo. Pararme a predicar era algo tan nuevo para mí que no había profundizado lo suficiente como para reflexionar en la afirmación que me hacían. En aquel entonces aún era un jovencito de la India - transformado por mi nueva vida en Cristo - que planeaba trabajar en el campo para el cual me había preparado académicamente, así que por amabilidad más que por otra cosa asentía con la cabeza agradeciendo con sinceridad, para hasta ahí.

Sin embargo, la verdad es que fue surgiendo en mí un sentimiento especial de misión y de convicción cada vez que me levantaba a proclamar el maravilloso evangelio de Jesucristo. Sentía una urgencia intensa de persuadir. Desde el principio supe que quería hablarles a las personas que tenían muchas preguntas difíciles acerca de la vida, personas que tenían un dolor interno y necesitaban de alguien que le hablara de esos temas. El Señor estaba usando a otras personas para moldear el llamamiento que me había hecho, todo con el fin de hacerme entender lo que significa la obra de un evangelista.

La palabra evangelismo a menudo provoca emociones fuertes y conflictivas, incluso en los seguidores de Cristo. Involucrarse con los demás en esta labor aparentemente desalentadora puede provocar tanto entusiasmo como incomodidad. Sin embargo, algo sí es cierto, el artículo cuarto del Pacto de Lausanna reconoce que: "nuestra presencia cristiana en el mundo es indispensable para el evangelismo, así como el tipo de diálogo cuyo propósito sea escuchar con sensibilidad para entender. Pero la evangelización en sí misma es la proclamación del Cristo histórico y bíblico como Salvador y Señor, con la visión de persuadir a las personas para que lo conozcan personalmente y sean reconciliados con Dios".

Cuando la evangelización se hace bien despierta un sentido de necesidad en el que escucha, y lo que es aún más importante, el evangelismo que se hace con persuasión demuestra que debido a que el cristianismo es verdad, la respuesta a esa necesidad es provista por él. A Cristo lo debemos ver no solo como la respuesta; sus palabras deben percibirse como la verdad. Esta es una diferencia definitiva ya que la proclamación de los cristianos sobre el 'nuevo nacimiento' es única y singular. Después de todo, ningún budista, hindú o musulmán declara que su vida de devoción es sobrenatural.

Como seguidores de Jesucristo no solo afirmamos la maravillosa verdad de que hay una transformación sobrenatural en los creyentes, sino que debemos recordarnos a nosotros mismo que en defensa de la fe que creemos también estamos llamados a vivir conforme a la fe que defendemos 1ª Pedro 3:15 nos da una orden: "sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa [apología] con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros". Note que antes de estar calificados para dar una respuesta debemos cumplir un requisito. La soberanía de Cristo sobre la vida de Sus seguidores es el fundamento de todas las respuestas que damos.

Una vez que hemos equilibrado las palabras y las obras hay inmensas oportunidades a nuestro alrededor para hablar con personas honestas que nos cuestionan o que son evasivas. El punto de partida para el seguidor de Cristo es que sus creencias y su conducta sean consistentes. A partir de ahí la clave más importantes del evangelismo es escuchar más allá de la pregunta de quién nos cuestiona. Responder solo el interrogante sin responder al cuestionador muestra una fe desequilibrada, que no se practica.

Una de las conversaciones más extensas que Jesús sostuvo fue con la mujer samaritana, algo que sorprendió sobremanera a sus discípulos ya que no era bien visto que un rabino hablara con una mujer (vea Juan 4:1-26). Usted recordará que ella le hizo una pregunta tras otras al Señor. Hubiera sido muy fácil para Él responder con palabras ásperas y castigadoras pero en lugar de eso, como un orfebre sensible y diestro que trabaja el oro, quitó las marcas del pecado y del dolor de la vida de la samaritana. Él le dio esperanza. El valor de la persona era esencial para el mensaje de Jesús, y nosotros deberíamos pensar lo mismo. Solo así podremos escuchar con sensibilidad para entender lo que en realidad nos están preguntando y de esa forma alcanzar a los que estamos escuchando para que también ellos nos escuchen.

A menudo subestimamos el papel que podemos tener derribando los obstáculos que hay en el camino espiritual de otra persona. Quizá solamente se necesite una semilla que se siembre por aquí, o dar una luz por allá, todo con el fin de llevar a una persona más cerca del camino. Con frecuencia la conversación irá desde las cortina de humo de las preguntas ambiguas que hay en la mente de la persona, hasta llegar a cuestiones reales del corazón. El evangelismo efectivo encuentra el puente para conectar ambos. La mejor apologética es capaz de hacer el viaje junto con el que cuestiona y conectar su mente con su corazón.

Cuando consideramos a aquellos que han hecho un impacto en el campo de la evangelización y la apologética vienen a nuestra mente los nombres de Francis Schaeffer, C. S. Lewis y Norman Geisler. Norman Geisler ha tenido un impacto significativo en mi vida. Fue mi profesor y estimo que es uno de los mejores apologetas del siglo XX. Miro hacia atrás con profunda gratitud a Dios por la influencia que el Dr. Geisler tuvo y sigue teniendo en mi vida. Su disciplina es ejemplar y su pericia muy amplia. Cualquiera que lo escuche puede asombrarse del conocimiento que tiene de las Escrituras y cómo las maneja, así como de sus conocimientos filosóficos. Es muy valioso ver que su habilidad filosófica nunca invalida su profundo compromiso con la Biblia. Su equilibrio entre el amor por las Escrituras y su argumentación rigurosa de la Palabra de Dios fue lo que me animó a predicar y enseñar, especialmente en áreas de gran resistencia. Mi vida como evangelista y apologeta se ha visto grandemente beneficiada por su influencia.

Con esta obra me siento especialmente emocionado porque su hijo David ha seguido las pisadas de su padre, abriendo nuevos caminos con su obra a través del Ministerio Humildad y Verdad. Mis colegas y yo hemos tenido el privilegio de trabajar al lado de David en Singapur e India, y hemos hallado que este es un material invaluable en diferentes ámbitos. Nuestros alumnos que han estudiado con David lo admiran profundamente por la forma en que él entiende al que escucha y también por como da respuestas que traen la verdad al nivel de la necesidad percibida del que cuestiona.

Cada generación necesita contar con voces como las suyas que nunca olviden el pasado, pero que también hablen al presente en preparación para el futuro. Ellos me han dado el privilegio de escribir el prólogo de su libro Conversar y Evangelizar; esta obra presenta, de forma atractiva y efectiva, la manera en que los escépticos perciben el evangelio y cómo podemos ayudarles a descubrir la verdad transformadora. Recomiendo con entusiasmo su metodología y estudio pre-evangelístico. Cualquiera que desee practicar el evangelismo - sin perder la simplicidad y sublimidad del evangelio - a nivel profesional en esta era de escepticismo encontrará que este libro es un tesoro.

Ravi Zacharias
Autor y conferencista
Leer más
Norman Geisler
Si Dios existe, ¿Por qué el mal? Favoritos
Si Dios existe,
¿Por qué el mal? Favoritos
Tapa Rústica Suave:  $3.950
Si Dios existe ¿Por qué el mal?
Si Dios existe ¿Por
qué el mal?
Tapa rústica suave:  $6.300

Escriba un comentario para este producto

Comentarios

Debe iniciar sesión para agregar un comentario al producto.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para conocer ofertas, novedades y noticias de nuestro ministerio. No te enviaremos mas de un e-mail por semana.

Acerca de nosotros

Pago en CLC Chile con webpay

Encuéntrenos en las redes

Síganos, postée o suscríbase

Follow us on Facebook  Follow us on Twitter  Síguenos en Youtube

 

CLC es una organización internacional dedicada a la distribución de la Biblia, libros cristianos y una variedad de medios cristianos. CLC trabaja en más de 50 países. Se representa por más de 180 librerías, 18 almacenes de distribución y 18 casas editoriales. El trabajo CLC en cada país se configura autónomamente, pero estamos unidos por nuestra visión común. Lea más acerca de CLC

CLC Chile Copyright © 1999-2017 parte de CLC Internacional.