Su cuenta

Nuestro Dios es maravilloso

Nuestro Dios es maravilloso [Libros]

Encuéntrese cara a cara con el poder y la gloria de nuestro Dios

Tony Evans (Autor)
  0.00
Para valorar este producto, debe iniciar sesión.
Opciones de compra

Disponible

Precio Internet:  $9.900

Descripción

Tienes entre tus manos una obra apasionante, escrita por alguien que cree que el conocimiento de Dios y de sus obras es el estudio más importante que puede ocupar nuestras mentes y corazones.

El doctor Tony Evans escribe con un sentido de admiración y de asombro acerca del Dios de la Biblia, que para él es maravilloso. No pretende explicarnos todas las cosas relaciones con Dios, pues sea sería una tarea interminable; por el contrario, pretende ayudarnos a entender mejor a Dios de la manera más reverente y completa, a fin de que podamos amarle más.

Con una base firme en la verdad bíblica y numerosas ilustraciones de la vida diaria, el autor estudia catorce características clave de Dios y examina cómo su conocimiento puede ayudarte a cultivar y aumentar su relación con él. Las preguntas de repaso al final de cada capítulo le ayudarán no solo a personalizar estas verdades, sino también a aplicarlas a su propia vida.

Propiedades

ISBN: 9780311462490
Dimensiones:
138 x 209 x 29 mm
Peso: 0,410kg
Cubierta:
Tapa rústica suave
Número de páginas: 384
Idioma: Español

Contenido Libros

Presentación
Prólogo
Agradecimientos

Primera parte: El tema de Dios
1. Es estudio de Dios
2. La naturaleza de Dios

Segunda parte: Los atributos de Dios
3. La suficiencia de Dios
4. La santidad de Dios
5. La soberanía de Dios
6. La gloria de Dios
7. La omnisciencia de Dios
8. La omnipresencia de Dios
9. La omnipotencia de Dios
10. La sabiduría de Dios
11. La Palabra de Dios
12. La bondad de Dios
13. La ira de Dios
14. El amor de Dios
15. La gracia de Dios
16. La encarnación de Dios

Tercera parte: El conocimiento de Dios
17. La respuesta a Dios
18. La pasión por Dios
19. La adoración a Dios
20. El evangelio de Dios

Epílogo
Leer más

Prólogo

Discurrir sobre los atributos de Dios puede ser una tarea pesada y soporífera, especialmente si uno emprende la tarea como "el examen clínico de un ser celestial" (Hasta el sonido de esto nos produce una sensación de modorra). Durante muchos años de preparación teológica he leido innumerables libros de teología que tratan de explicar a Dios utilizando palabras de más de tres sílabas o más de nueve letras.

La doctrina acerca de Dios no está presentada en la Biblia como un conjunto de principios bien organizado o de dogmas desconectados de las realidades de la vida cotidiana. Dios ha querido revelar su carácter en los contextos de la paz y del dolor, del gozo y de la tristeza, de la gracia y de la ira, del nacimiento y de la muerte, del amor y del odio, y de innumerables otras realidades de la vida. Así, pues, sabemos de la ley de Dios a través de un homicida llamado Moisés; de la adoración a Dios, de un adúltero llamado David; de la soberanía de Dios, de una víctima del sufrimiento llamado Job; y de la gracia de Dios, de un rebelde llamado Pedro. Estos casos y muchos otros reflejan el contexto práctico en que Dios decidió revelarse a la humanidad. Y así como estos penitentes de antaño fueron utilizados para comunicar la verdad de Dios a los hombres y a las mujeres de hoy, también los hombres y mujeres de hoy que se arrepientan de sus pecados pueden llegar a conocer de manera personal las maravillas del Dios maravilloso de quien ellos hablaron.

Un estudio académico en cuanto a Dios tiene cabida y es útil al predicador y al estudiante de la Biblia, pero es difícil llegar a conocer a Dios por medio de algo tan formal y académico. Es como establecer una relación con el director general de correos basado en nuestra capacidad de humedecer con la lengua una estampilla. Esa es una experiencia difícilmente transformadora.

Después de todo, estamos hablando de un Dios que permitió que su Hijo muriera por nosotros. Igualmente, por la íntima relación que tenemos con Dios por haber sido adoptados en Jesucristo, él quiere que lo llamemos "papá". Pablo dice en Romanos 8:15: "Pues no recibieron el espíritu de esclavitud para estar otra vez bajo el temor sino que recibieron el espíritu de adopción como hijos, en el cual clamamos: "¡Abba Padre!". La palabra Abba es el equivalente en arameo (la lengua hablada en la Palestina del primer siglo) a nuestro "papá". Es, en realidad, un término de respeto, pero también una expresión de cariño. Todo hijo o hija de Dios debe tratar de conocer a su Padre celestial.

Cuando tomé la decisión de escribir este libro, quise presentar a Dios en todo el esplendor y majestad que le son propios. La probabilidad de haber logrado tan elevado propósito es escasa. Sin embargo, no quise que mis lectores pensaran que Dios estaba en los confines del universo, ni tampoco que lo trataran como si su lugar fuera un tubo de ensayo. Dios trascenderá por toda la eternidad el razonamiento humano, pero a través de Cristo y de su Palabra, el Padre se ha acercado a nosotros. Este libro que tiene en sus manos exalta la grandeza autorreveladora de Dios, de manera íntima y personal. Trata también de lograr la respuesta adecuada de parte del lector al encontrarse con nuestro gran Dios.

Al saber quién es Dios, podemos entender mejor cómo hemos de vivir en este mundo, porque ¿cómo puede una persona imitar a Dios si no sabe qué imitar? No hemos dado adjetivos ni descripciones acerca de Dios esperando que Dios se adapte a ellos. En vez de eso, hemos ido a Dios para saber lo que las palabras significan. Un estudio, por tanto, del significado de las palabras poder y autoridad constituiría una búsqueda infructuosa. Igualmente, ¿qué es santidad, dejando de lado la santidad de Dios? ¿Y cómo podríamos hablar de omnipresencia prescindiendo de Dios?

¿Cuántas veces al día cree usted que una persona le dice a otra: "Te amo"? Los esposos lo repiten todo el tiempo, pero ¿saben lo que significa? 1 Juan 4:16 declara: "Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor. Y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permenece en él". También escribió Juan: "Nosotros amamos porque él nos amó primero" (v. 19). Aparte de Dios, ¿qué es el amor?

El comprender quién es Dios nos capacita para entender y discernir las cosas de la vida. Son muchos los cristianos que viven en lo que yo llamaría un estado de cristianismo inconsciente. No tienen idea de cómo funciona el mundo desde una perspectiva cristiana, de modo que cuando llegan las pruebas se encuentran desprevenidos y no están preparados para librar la batalla contra las fuerzas espirituales de maldad.

El llamado "estilo de vida" es el resultado de la manera de pensar. Si la mente de alguien se deleita siempre en lo terrenal, la fuente de fortaleza y estímulo de tal individuo estará limitada a los recursos del mundo natural. Cuando los personajes de la Biblia se detenían a pensar en los atributos de Dios, la contemplación del carácter del Señor les comunicaba consuelo y seguridad. Por eso muchas referencias bíblicas sobre los atributos de Dios surgen de la adoración y la alabanza.

De esos momentos de adoración íntima a Dios surgieron algunas de las más profundas verdades teológicas. No obstante, esta no era una teología académica, sino una teología producto del sentimiento. Cuando el alma de David sufría terriblemente por el pesimismo y el desánimo, clamaba al Señor en su angustia. En medio de sus lágrimas y de su congoja, recordaría inevitablemente que Dios lo estaba oyendo. Cuando David centraba su pensamiento en el poder y la gracia de Dios, su abatimiento se convertía en alegría. El Salmo 13 es un ejemplo perfecto de esto. El "inquebrantable amor" de Dios le permitía a David cambiar la dirección de su mente y corazón:

"¿Hasta cuándo, oh Señor? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí? ¿Hasta cuándo tendré conflicto en mi alma y todo el día angustia en mi corazón? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí? ¡Mira; respóndeme, oh Señor, Dios mío! Alumbra mis ojos para que no duerma de muerte. No sea que mi enemigo diga: "¡Lo vencí!". Mis enemigos se alegrarán si yo resbalo. Pero yo confío en tu misericordia; mi corazón se alegra en tu salvación. Cantaré al Señor porque me ha colmado de bien."

Mi oración es que la lectura de este libro le permita llegar a tener un encuentro con nuestro gran Dios y Salvador, como ocurrió con David; y que al saber quién es él, en sus multiformes atributos, se convierta en su gozo, su amparo, su fortaleza y su pronto auxilio en las tribulaciones.
Leer más
Tony Evans

El Dr. Tony Evans es un pastor, maestro, autor, conferencista y unos de los líderes cristianos más respetados. A través de su iglesia, Oak Cliff Bible Fellowship y el ministerio La Alternativa Urbana, el Dr. Evans promueve las enseñanzas del Reino para que cada persona someta todas las esferas de su vida a la autoridad de Dios y así pueda impactar positivamente su vida, la familia, la iglesia y la sociedad.

Escriba un comentario para este producto

Comentarios

Debe iniciar sesión para agregar un comentario al producto.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para conocer ofertas, novedades y noticias de nuestro ministerio. No te enviaremos mas de un e-mail por semana.

Acerca de nosotros

Pago en CLC Chile con webpay

Encuéntrenos en las redes

Síganos, postée o suscríbase

Follow us on Facebook  Follow us on Twitter  Síguenos en Youtube

 

CLC es una organización internacional dedicada a la distribución de la Biblia, libros cristianos y una variedad de medios cristianos. CLC trabaja en más de 50 países. Se representa por más de 180 librerías, 18 almacenes de distribución y 18 casas editoriales. El trabajo CLC en cada país se configura autónomamente, pero estamos unidos por nuestra visión común. Lea más acerca de CLC

CLC Chile Copyright © 1999-2017 parte de CLC Internacional.